¿Buscando la verdad?

Arbol Muchos de los practicantes de las tradiciones taoistas clásicas, están en busca de la verdad. ¿Pero que es esta verdad? .

Esta es una pregunta que se responde automáticamente al momento de encontrar el camino.

Encontrar el camino significa descubrir tu naturaleza o tu propósito en esta vida, esta respuesta te la entrega tu entorno, pero para lograr ver estas respuestas, hay que practicar el desapego, virtud, la espontaneidad, quietud y evitar la dualidad.

El tao es todo y a la vez nada, Esto quiere decir que puedes encontrar la verdad al; despertar, caminar, desayunar, cocinar, trabajar, en tus relaciones personales, sociales, al atardecer, anochecer, o antes de dormir.

Esta respuesta es única, absoluta y no se puede compartir, aquel conocimiento hace la diferencia entre una persona en el camino integral de la gente común, es superior a la propia sabiduría y te hace uno con el Camino.

Anuncios

¿Preocupado por el trabajo?

TrabajoPara gran parte de la población el trabajo es algo vital para sostener a una familia, pero la competencia, desempleo, deudas y gastos, hacen que nuestro paso por el trabajo genere una cuota de stress, malgenio, irresponsabilidades, y tantos problemas más, bueno reguntémonos:

¿Es importante cuanto ganamos?

Bueno existe una tendencia “yo trabajo por plata”, “Yo no regalo mi tiempo” y otras afirmaciones, ¿por qué pasa esto? El dinero solo refleja nuestra codicia, los lujos nuestro ego, nuestros cuerpo la vanidad, y cuidarnos de todo nuestro miedo. Estar en el camino significa no aferrarse al trabajo, entender que nuestra vida es para vivirla. Si mantienes tu estomago lleno y el de tu familia ¿que mas podemos pedir? Todos los bienes que obtengas son temporales, la moda es pasajera, preocúpate que todo cumpla su función. Ejemplo; si te gusta ver televisión, ¿es necesario un plasma, lcd o led de última generación? O ¿que sea el de mayores pulgadas? Si quieres ver televisión el tamaño y las características, no tienen importancia, lo que importa es el objetivo “ver televisión”

¿Entre más estudio encontrare un mejor trabajador?

Es la común afirmación entre los jóvenes, pero el trabajo no dejara de ser trabajo en donde te desempeñes y cuantos títulos acumules. Lo importante es mantener un espíritu humilde y sincero, en donde nuestro conocimiento sea en beneficio para los demás, donde puedas ser parte de todo, sin hacer nada.

¿No encuentras un trabajo que te guste?

Para quienes siguen el Camino no hay dualidad entre un trabajo u otro, lo único que importa es una remuneración Justa y el equilibrio lo damos nosotros.

¿Me preocupa que me despidan?

De lo único que te debes preocupar es de no disfrutar el presente, Quien sigue el camino no tiene miedos pero tampoco son valientes, viven en forma ecuánime. Siempre hay un trabajo esperándote, así que no te preocupes de nada. Se justo y el cielo te recompensara en forma justa.

Abrazos.

¿Qué es el amor?

ancianosEn algún momento de la vida nos preguntamos ¿qué es el amor? Hay un centenar de teorías, poemas y canciones. Pero aun así confiando en cada argumento o método, hay desilusiones o separaciones en las parejas, pues que pasó con el ¿amor? Podríamos crear una teoría en base al tao del amor, Pero eso será ¿amor?, es igual que pintar un árbol, tendremos la imagen pero perderemos toda la esencia del árbol.

Bueno, entre mas aferrados estamos a nuestra pareja, esta unión se convierte en algo duro o denso que con cualquier impacto genera roses en la relación, una relación que tenga buena armonía; será como el agua, ante la agitación se moverá en forma calma, antes la condiciones del entorno, cambiara su estado sin aferrarse a nada.

Una relación en el tao no se preocupara por la pobreza o la riqueza y tampoco se alegran o entristecerán por el éxito o el fracaso, una relación que sigue el camino no tendrá dualidad.

Esta relación que sigue el camino no soñara y tampoco se ilusionara con nada. Por que vive el presente, el hoy o el ahora. Todo lo que realicen se concretara, a su debido tiempo y no existirá un mañana, cada día será como el ultimo.

Si te preguntas yo sigo el tao, pero a mi pareja no le interesa, entre mas formas le damos al tao, mas nos alejamos del tao. Si tu camino es ecuánime, tu propio camino te recompensara.

Abrazos.

ShefEl cocinero de un príncipe estaba cortando un buey. Cada golpe de su mano, cada elevarse de sus hombros, cada paso de su pie, cada movimiento de su rodilla, cada sonido del cuchillo, estaba en ritmo perfecto, como la danza del Bosquecillo de Moras, como los acordes armoniosos de una bella melodía.

“Bien hecho”, exclamó el príncipe. “La suya es pericia, por cierto”.

“Señor”, respondió el cocinero bajando el cuchillo, “siempre me he dedicado al Tao, que es más alto que la mera pericia. Cuando comencé a cortar bueyes, veía delante de mí bueyes enteros. Después de tres años de práctica no vi más animales enteros. Y ahora trabajo con mi mente y no con mi ojo. Mi mente trabaja sin el control de mis sentidos. Respaldándome en principios eternos, me deslizo a través de junturas o cavidades tan grandes como pueda haberlas, de acuerdo con la constitución natural del animal. Ni siquiera toco las circunvalaciones de un músculo o un tendón, menos aún intento cortar los grandes huesos.

“Un buen Cocinero cambia su cuchillo una vez al año, porque corta. Un cocinero común, una vez por mes, porque taja. Pero yo tengo este cuchillo desde hace diecinueve años, y aunque he cortado muchos miles de bueyes, su filo está tan fresco como si recién hubiera salido de la piedra de afilar. Porque en las articulaciones existen siempre intersticios y como el filo del cuchillo no tiene espesor alguno, sólo resta insertar aquello que no tiene espesor en estos intersticios. Y así, la hoja tiene en verdad mucho espacio para moverse.

“Es en esta forma que he mantenido a mi cuchillo por diecinueve años, como si recién hubiera salido de la piedra de afilar.

“Sin embargo, cuando llego a una parte nudosa que es difícil de embestir, soy todo precaución. Fijo mi ojo en ella, detengo mi mano y aplico mi hoja suavemente, hasta que con un hwah, la parte cede como tierra desmoronándose hasta el suelo. Entonces saco mi cuchillo y me pongo de pie, miro alrededor y hago una pausa con un aire de triunfo. Luego limpio mi cuchillo y lo dejo cuidadosamente”.

“Bravo”, exclamó el Príncipe. “De las palabras de este cocinero he aprendido cómo cuidar de mi vida”.

Esta historia se encuentra en el tercer Capítulo del Libro de Chuang-tzu, titulado “La conservación de la vida”. El tema de este capítulo es enunciado por Chuang-Tzu así: La vida humana es limitada, pero el conocimiento es ilimitado. Conducir lo limitado en persecución de lo ilimitado es fatal; y presumir que realmente sabemos es por cierto aun mas fatal

Al hacer el bien, evita la fama. Al hacer el mal, evita la desgracia. Que tu principio sea seguir un curso medio. Así cuidarás tu cuerpo de daños, conservarás tu vida, cumplirás tus deberes para con tus padres, y vivirás el lapso de vida que te ha sido concedido.

El tao esta en todas partes, no te desesperen o frustres por encontrarlo, si el echo de faenar un animal aquel cocinero pudo encontrar el tao, No es necesario centrar la practica solo en la meditación, taichi u otras actividades. Descubre-lo en tu vida cotidiana, como al despertar, desayunar, trabajar, merendar, estar con los amigos,  en todas las cosas rutinarias y simples.

No intentes correr una maratón, si a los 15 minutos de trote ya estas agotado.

El tao de la cocina